Recomendaciones para mis futuros maestros virtuales

Por Alan Colín-Arce @alan__colin

El martes 2 de junio un grupo de alumnos y docentes de la Universidad Autónoma del Estado de México discutíamos nuestras experiencias con la educación de emergencia implementada por la pandemia de Covid-19. Nos vimos obligados a migrar los cursos a plataformas digitales sin ningún tipo de planeación o preparación, tanto del lado de los estudiantes como el de los profesores.

Sin embargo, la educación en línea y a distancia llegó para quedarse, sobre todo mientras se mantenga la incertidumbre alrededor del Covid-19. La diferencia es que en los semestres próximos no habrá excusa para impartir una clase a distancia no planeada. Entonces a partir de mi experiencia en este semestre hice esta lista con algunas recomendaciones que le daría a mis profesores del futuro cuando impartan una clase a distancia o en línea, continúe o no la emergencia sanitaria.

  • No es necesario dejar tareas cada clase: entiendo que los profesores tienen que enviar evidencias del trabajo en clase, pero como alumnos tenemos otras materias y tenemos más cosas que hacer. Además, si es pesado para los alumnos hacer una tarea por cada clase, para el maestro también será difícil revisar todas las tareas de cada alumno. Es mejor dejar un menor número de tareas con mayor calidad y con una retroalimentación más completa del profesor.

  • Los recursos digitales están para ayudar: en Internet hay miles o millones de recursos educativos que pueden complementar el aprendizaje. Desde sitios de cursos masivos abiertos como Coursera o edX, plataformas de anotación como Hypothes.is, gestores bibliográficos como Zotero y recursos educativos abiertos como OERCommons. Incluso la Asociación Americana de Sociología recopiló varios recursos educativos digitales para ciencias sociales. Puede ser complicado integrarlos a un curso presencial, pero los cursos a distancia o en línea se prestan más para utilizarlos, entonces ¿por qué no hacerlo?

  • Tomar en cuenta a quienes no tienen conexión a Internet: más de 40 millones de personas en México no tienen conexión a Internet. Es inaceptable negarles la educación por no tener los recursos necesarios para conectarse a una clase en línea. Para no excluirles hay que recurrir a alguna estrategia que se adapte tanto a los alumnos como al docente: se pueden grabar las sesiones virtuales, establecer modos de trabajo distintos para los estudiantes dependiendo de su acceso a Internet, acordar horarios flexibles para la entrega de tareas, entre otros.

  • Identificar desde un inicio las habilidades informacionales de los alumnos: las desigualdades no solo se encuentran en la conexión, también hay desigualdades en las habilidades digitales e informacionales de los alumnos y profesores. No todos tienen el mismo conocimiento sobre búsqueda de información o sobre protección de datos personales, por lo que es importante evaluar la alfabetización informacional de los estudiantes antes de empezar el curso. Una forma de hacerlo es con el test de alfabetización informacional para la educación superior elaborado por investigadores de la Universidad de Liubliana en Eslovenia.

  • Enviar lecturas en PDF no es impartir una clase en línea: asignar capítulos de libros (digitales o impresos) no es sinónimo de enseñanza ni en las clases presenciales ni en las virtuales. Estas lecturas tienen que ir acompañadas de otro tipo de aprendizaje, sobre todo cuando se trata de temas complejos. Los libros y los artículos pueden contener excelente información, pero el conocimiento se adquiere de muchas formas, no solo leyendo.

Estas son solo algunas recomendaciones que haría para mejorar las clases en línea o a distancia en un futuro, donde ya no habrá excusa para no estar preparados. Pero no podemos perder de vista las distintas situaciones en las que se encuentran docentes y estudiantes, por lo que es necesario tener paciencia y flexibilidad, porque la educación a distancia es un proceso en el que todos estamos aprendiendo. De otro modo corremos el riesgo de que maestros y alumnos terminen odiando la educación a distancia por una mala experiencia.

One thought on “Recomendaciones para mis futuros maestros virtuales

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s